enlosmapasmepierdo
22ago/112

Manila, nuestro campamento base

Manila fue nuestro primer y último destino de Filipinas. Llegamos un día lluvioso desde Singapur, donde el piloto del avión ya nos indicaba que atravesaríamos un tifón, y que no nos preocuparamos... ok! no pasa nada, gracias! A las 5 de la mañana habíamos llegado, y teníamos que esperar para ir a una hora decente al hostal... vale, dónde? El aeropuerto era muy pequeño por fuera, así que cogímos un taxi hasta el hostal. Nos timaron con 10 euros de taxi, son timos, pero bueno, ya ven que cantidades exhorbitantes :) Después aprenderíamos cómo va el tema de los taxis en Filipinas.

Desde el jeepney
Desde el jeepney


Llegamos a Friendly's Guesthouse, tuvimos que esperar unas horitas pero conseguimos una habitación. No es que sean las mejores habitaciones del mundo, pero era una cama, y con el trote que llevabamos de dormir en aeropuertos ya nos venía perfecto. Tenían un olor especial que al momento clasifiqué como el olor del Durian, la fruta más apestosa de esta zona. De hecho, es una de las cosas que se prohiben en muchos lugares. Ya cuando llegamos a la terraza del hostal, después de una buena siesta, descubrímos por qué este guesthouse se llamaba así. Es un sitio muy amigable, tienen residentes de varios países que ayudan a los visitantes y nosotros os cruzamos con Carlos, un mexicano que llevaba ahí unos 9 años. Nos ayudo (salvó) con muchas cosas, desde como ir a ciertos sitios, lo que se necesitaba para sacar el visado de Vietnam, nuestro siguiente destino, y por supuesto, como hacer para que no te timen en los taxis, simplemente decirles que pongan el taxímetro, si no, bajarnos y coger otro. Aunque por tema de timings no pudimos disfrutar de ningún viernes de vino y queso (Wine & Cheese) que celebran siempre... Lástima porque todo el mundo dice que son geniales. Nos sorprendió como su vida giraba entorno a los centros comerciales, pero esto en Manila. Todo el mundo que te recomienda algo termina la frase con: "...y ahí hay un centro comercial que...". Después de sacar la visa de Vietnam, que básicamente fue el motivo de quedarnos en Manila, nos fuímos al sur, a Sabang, lugar que ya hemos comentado.

Después de Sabang, hicimos una pequeña parada, nuevamente en Manila para dirigírnos hacia Batad, al norte y deshacernos de nuestras mochilas que dejamos al cuidado de Friendly's Guesthouse, y así ir más ligeritos, esta vez hicimos alguna incursión en jeepney por la ciudad, donde casualmente tuvimos que ir a España Boulevard. Una calle amplia donde todas las calles anexas tienen nombre de alguna ciudad española (o al menos la gran mayoría). Esta zona me hizo recordar a mi querida Lima, con el tráfico edificios, el viaje en jeepney, no muy diferente al de una combi... Algo de parecido deben de tener al haber sido colonia española por algún tiempo. Lo que si me pareció curioso es la mayor similitud entre Filipinas y Perú que con España. Tenían ciertas cosas como beber bebidas familiares (Coca Cola, Sprite..., de un litro o más) en las comidas de los restaurantes, la informalidad en los buses, jeepney, policias y tráfico, los ambulantes... En fin, un pequeño acercamiento a mi Perú.

España Blvd.
España Blvd.

Ya después de nuestra visita al norte de Luzón, volvímos nuevamente a Manila, pero esta vez para nuestra última noche en Filipinas y para esperar nuestro siguiente vuelo hacia Vietnam.

De Filipinas nos llevamos algunas anécdotas y dejamos varios lugares por visitar, especialmente al sur por culpa de los tifones, pero es una excusa para volver. Pero gracias a ello, pudimos conocer otras partes de este país y poder viajar con ellos y descubrir la mezcla española-filipina del idioma, que tanto nos hizo reir en muchos momentos, como la Iglesia Ni Cristo... jaja... es que me acuerdo cuando llegamos, que Ana y yo miramos el cartel de esta iglesia, nos giramos, nos miramos las caras y nisiquiera tuvimos que decir nada para empezar a soltar unas carcajadas que el taxista nos miraba de reojo por el retrovisor. En cuanto a la comida, no es nada especial, por lo que optamos por cosas más europeas. En fin, dejamos pendientes las zonas más turísticas de este país, así que habrá que volver algún día...

Aquí pueden encontrar algunas fotos de Manila.

Publicado por italo

Comentarios (2)
  1. He visto todas las fotos y verdaderemente Manila tiene mucho de Lima. El tifon debe haber sido alucinante esa nueva experiencia. Besitos a los dos.

  2. Q tal experiencia la del tifon! A tener mucho cuidado que todavia les queda un eggggg por recorrer!
    Besos y abrazos desde Hoogland 😀


Deja tu comentario

Aún no hay trackbacks.