enlosmapasmepierdo
21jun/112

Koh Phi Phi o como celebrar un cumple a lo grande

Para llegar a Koh Phi Phi, nos decidimos por visitar una isla muy mencionada para turistas y desde ahí iniciar nuestra ruta, Phuket. Según lo que decían, era un sitio de playa muy turístico y frecuentado por mucha gente. Al llegar nos dimos cuenta de que era exactamente eso... Era una pequeña ciudad que no te daba la impresión de una isla, con tiendas típicas de turismo en playa y además la playa estaba alejada de ella, al menos en la parte donde nos alojamos, en Kata, y aunque era una playa bonita, no es lo que digamos, paradisiaca. Por lo que decidimos movernos al día siguiente a Koh Phi Phi.

Muy temprano por la mañana nos recogieron del hostal para llevarnos hacia el puerto desde donde nos llevarían a la isla, en una hora y media, aproximadamente. La isla es impresionante desde cualquier punto donde la mires.

Koh Phi Phi
Koh Phi Phi

La parte del puerto es la menos vistosa en cuanto a playa, pero se puede ir a la playa de al lado caminando en menos de 10 minutos, que es la más concurrida por la gente y la que tiene más espacio donde tumbarte y bañarte. Eso sí, es una isla conquistada por el turismo, después de la gran baja que tuvieron con el tsunami. Hay que buscar bien para poder encontrar algo barato y un poco separado del centro neurálgico de Koh Phi Phi, ya que el centro es donde hay la mayor cantidad de bares y restaurantes que atienden hasta muy tarde en la noche y el ruido se puede convertir en algo bastante insoportable.

Al día siguiente, después de hacer nuestra inspección de la isla, alquilamos un kayac y nos fuimos a bordear la isla y verla desde otro punto de vista. Como mencionaba arriba, es impresionante mires desde donde la mires. Unas paredes enormes de piedra llenas de vegetación se levantaban sobre nuestras cabezas.

Acantilados de Koh Phi Phi vista de kayak
Acantilados de Koh Phi Phi vista de kayak

Después de recorrer un poco la isla, volvimos remando a una playa que habíamos visto cuando salíamos de Koh Phi Phi. Una cala preciosa de arena blanca y aguas cristalinas donde nos quedamos tomando el sol y nadando en sus aguas.

Calita de Koh Phi Phi
Calita de Koh Phi Phi

Al siguiente día decidimos hacer un tour, que pintaba muy bien, a unas islas alrededor de Koh Phi Phi. Coincidió que era el día de mi cumpleaños, por lo que tuvo un extra añadido :) Empezamos haciendo snorkel ni bien salimos del puerto, cerca de una formación rocosa, donde había una extensa jungla de coral. Y después a otro punto, con un poco de menos profundidad y plagada de corales y peces que se acercaban al barco desde donde lanzaban comida para que se vean en mayor número, y mayormente lo hacían lanzando la comida muy cerca de nosotros, así iban contra nosotros.

Bajo el maaar
Bajo el maaar

De ahí nos fuimos hacia Moskito Island, donde nos esperó un punto más de snorkel y nos acompañó una descarga de lluvia todo el camino. A medida que dejábamos la isla, llegaba la hora de comer. Fue bastante poco lo que servían en el pequeño barquito del tour, pero sirvió para olvidar por un momento el hambre. Justo enfrente de Moskito Island se levantaba otra isla que desde el momento que se empezaba a ver el agua turquesa, se convirtió en una de nuestras isla preferidas, Bamboo Island.

Agradecido por mi cumpleanyos
Agradecido por mi cumpleanyos

El sol salió de entre las nubes en el momento que desembarcábamos y pisábamos sus aguas cristalinas. Era una isla de pocos metros, de arena fina y blanca, llena de corales y conchitas que desde aquí empezó nuestra colección de ellas.

Con piel de guiri y cuernitos de coral
Con piel de guiri y cuernitos de coral

Tuvimos suerte ya que justo a cinco minutos de subir al barco empezó a llover muy fuerte y nublarse, así que pudimos aprovechar de un momento de sol y playa en esta preciosa isla. De ahí nos dirigimos al otro extremo, es decir, tuvimos que volver lo andado hasta la otra punta (sur) de Koh Phi Phi, hasta Monkey Bay. Una isla que se encuentra en uno de los extremos de Koh Phi Phi, plagada de monos que se acercan a la orilla a comer o nadar, y a veces suelen subirse a los botes a ver si pillan algo de estrangis (disimuladamente). Nos acercamos al grupo de turistas que había llegado antes que nosotros y estaban dentro del agua fotografiando a los monos que estaban en una roca. Algunos se atrevieron a meterse al agua incluso con las réflex para tomar alguna foto de los monos. Al salir del agua y dirigirnos al bote, nos encontramos a uno de los monos mayores comiendo un coco muy cerca de nosotros y que pocos vimos ya que se fue corriendo una vez empezamos a hacer muchas fotos cerca de él.

Mono loco coco
Mono loco coco

De ahí continuamos nuestra travesía pasando por Viking Cave, una cueva enorme en la roca, seguida por Pileh Bay, una bahía rodeada por las montañas características de Tailandia. Aquí tuvimos un momento más de snorkel. No hubo muchos peces pero el solo hecho de bañarte en sus aguas admirando la naturaleza, ya valía la pena.

Pano de Pileh Bay
Pano de Pileh Bay

Y ya solo nos quedaba un último destino antes de volver a Koh Phi Phi. Maya Bay, ¿qué es eso?, pues es mayormente conocida como The Beach, o la playa de "La Playa", libro de Alex Garland o más conocida por la película protagonizada por Leonardo Di Caprio. Llegamos a una bahía donde ya habían otros cuatro barcos, el barco se paró al lado de uno de ellos y nos dijeron que era Maya Bay, pero que teníamos que ir nadando hasta la pared de una de las montañas y escalar por unas cuerdas hasta unas escaleras, con la fuerte corriente y cruzar el bosque para llegar a la playa. No se si lo hacen para que te sientas como el protagonista de la peli o simplemente porque no se puede entrar con barcos a ella...

Foto subiendo hacia Maya Bay
Foto subiendo hacia Maya Bay

Al final ibas divisando unas montañas entre la vegetación, y llegas a una playa de arena blanca y aguas turquesas llena de turistas bañándose en ella. Sinceramente, una maravilla.

Maya Bay (La Playa)
Maya Bay (La Playa)

Y así pasé mi cumpleaños, volvimos a Koh Phi Phi, después de un largo baño en la playa. El camino fue entretenido por las altas olas que tuvimos que surcar. Ya solo nos quedaba la cena del cumpleaños... un riquísimo buffet de carne y demás cosas que habíamos visto días antes y reservado para este día.

Al día siguiente, al mediodía, nos dirigíamos nuevamente a un barco con dirección a Krabi, pero de esto ya se los comentaremos en otro post.

De momento les dejamos las fotos de Koh Phi Phi y la excursion por las islas de alrededor para vuestro deleite. 😉

Publicado por italo

Comentarios (2)
  1. kho Phi Phi y sus islas preciosas, las fotos maravillosas.

  2. Holas, que lindas estas fotos, ese mar turquesa, la arena blana, y esas rocas hermosas, pucha es lo más lindo que he visto. Ustedes esán negritos, pero lindos. Por favor no olviden el bloqueador.


Deja tu comentario

Aún no hay trackbacks.