enlosmapasmepierdo
28may/111

Chiang Mai, bienvenidos a la tierra de las sonrisas

Desde Singapur decidimos volar hasta la ciudad de Chiang Mai, al norte de Tailandia, para poder ir descendiendo por el país hasta sus playas del sur durante el mes que tenemos por delante... Así que el pasado jueves 19 (sorry por el retraso que llevamos con el blog!!) comenzamos a disfrutar del carácter amable y apacible de los tailandeses. Y es que es una delicia dejarse contagiar por su calma y sus sonrisas cariñosas!!

Que linda!!!
Que linda!!!

En seguida nos dimos cuenta del acierto de haber comenzado por Chiang Mai, porque es una ciudad que te encandila! Para los tailandeses esta ciudad es un símbolo de identidad cultural con sus más de 300 templos, casi tantos como Bangkok, que es una ciudad mucho más grande. Para nosotros fue un lugar súper agradable para absorber un poco del ambiente tailandés, el cual vamos viendo cada vez menos presente al ir hacia el sur (cada vez los vemos más occidentalizados, ya nos entendéis). Solo un dato, es una ciudad con más librerías que centros comerciales!!

Buda meditando
Buda meditando

Tienen una oferta enorme de clases de cocina, meditación, masaje y boxeo, aunque nosotros no nos decidimos por ninguno (límites presupuestarios y temporales...) pero aprovechamos la visita para probar muchos platos thai y descubrir el masaje tailandés, así que es muy probable que en un futuro volvamos con idea de disfrutar de algunos de esos cursos porque nos parecen muy interesantes y los precios son inigualables... De la meditación y el boxeo pasamos un poquillo, pero cada cual con sus gustos! 😛

Pero vamos por partes... El primer día en Chiang Mai lo dedicamos a comenzar nuestra colección fotográfica de templos y budas... Hay para aburrir!! La verdad es que en el primer templo que visitamos nos quedamos anonadados... Son tan diferentes y tan bonitos!! Nos hartamos de hacer fotos, así que me veo que los álbumes de fotos apatir de ahora van a ser mucho más extensos que los anteriores... :)

Chiang Mai
Chiang Mai

Al cansarnos de ver templos decidimos comenzar a organizar los siguientes días. En el hostal (y en todos los alrededores) es muy típico proponer a los turistas una excursión por las montañas para ver algún parque natural, paseos con elefantes (de esos en los que al final te dejan bañarlos, ya ves tú que gracia, no entiendo...), visitar alguna aldea de indígenas y pasar alguna noche por ahí perdido. Nos pareció que estas excursiones están un poco sobadas y como los precios tampoco nos convencieron decidimos alquilar una moto y hacer visitas por nuestra cuenta: Doi Suthep, Doi Inthanon y Tiger Kingdom, bingo! Nos lo pasamos genial yendo por nuestra cuenta, aunque tube que ponerme las pilas para conducir por la izquierda!! Está superado, no es nada complicado al ir en moto, lo del volante al revés en el coche sí que creo será más peliagudo... (aunque es cierto que en cada rotonda he de repetirme ¡por la izquierda! ¡¡por la izquierda!!)

Como nos moríamos de ganas por visitar a los tigres adiestrados nos fuimos directos al Tiger Kingdom. No me conozco bien la historia, pero creo que se dedican a salvar crías sin protección por la caza furtiva y las adiestran para que los guiris de turno podamos visitarlos y disfrutar de acariciarlos un poco. Tienen el tinglado muy bien montado, se nota que el negocio va rodado, pero los tigres están super bien cuidados y es una pasada de experiencia... Como te cobran en función de la cantidad de jaulas que quieras visitar, finalmente decidimos que yo entraría a ver a los recién nacidos (un mes, como peluches...), Italo a los de 4-6 meses y los dos juntos a los grandes (18 meses). Para que os hagáis una idea, acabamos pagando 1980 baths, unos 50€, con los 10-15 minutos de caja jaula y un fotógrafo para las jaulas de los pequeños. "Caro" (para nuestro presupuesto) pero inolvidable... Con esas patorras inmensas... Mejor ved las fotos :)

Que peluche!!
Que peluche!!

Mira que carita de pena te pongo...
Mira que carita de pena te pongo...

De ahí nos fuimos a Doi Suthep, un templo sagrado encaramado en una montaña. Se ve que el lugar fue "elegido" por una honorable reliquia de Buda transportada por un elefante blanco: el animal vagó sin rumbo hasta que se detuvo (y murió) en Doi Suthep, conviertiendo el lugar en el nuevo hogar de la reliquia. Yo no me creo mucho que el pobre elefante destinara sus últimas fuerzas justo a subir una montañota... Pero la historia tiene su encanto... Tras subir la pedazo escalera custodiada por dragones, disfrutamos viendo como los devotos oraban en el precioso templo, los niños de una escuela cercana ofrecian un bonito espectáculo con música y bailes tradicionales... Y más y más fotos!
Dragon de Wat Phra That Doi Suthep
Dragon de Wat Phra That Doi Suthep

Dragones custodiando
Dragones custodiando

Después nos dirigimos a una "aldea" hmong cercana (recordáis la entrañable familia de Gran Torino?), y pongo comillas porque de aldeas por aquí nada de nada (supongo que en las lejanías algunas habrá...) Nos encontramos con un pueblito más bien feo con un montón de puestos de mercadillo con "preciosidades" artesanales (de las mismas que encuentras en Chiang Mai y en cualquier lugar por aquí...) Y no es por desmerecer lo artesanal (que a mi me encanta) pero aquella pseudo-aldea era un montaje para turistas que se veia nada más llegar... De ahí que también nos alegremos que no haber hecho la excursión que ofrecían en la ciudad, porque me veo que a las aldeas que van son lo mismo pero con los lugareños "disfrazados" con sus ropas tradicionales... En fin, es lo que tiene seguir la Lonely Planet sin tiempo para experimentar lugares diferentes :)

Al día siguiente nos hicimos los fuertes y nos enfrentamos a los 100km que nos separaban del parque nacional Doi Inthanon. A los 30km en moto nuestros culos estaban completamente planos y doloridos... Aaaaix!! Que viaje más largo!!! Jajaja, NUNCA más en moto distancias largas, por favor... Pero el parque es precioso, los últimos 40km ya son de parque y pudimos ir parando en cascadas, templos, miradores... Hasta que nos dimos cuenta que nos quedábamos sin gasolina a 7km del final de la ascensión!! (es un pico de 2.595m...) Nooooo!!! Creíamos que el depósito iba a surtirse milagrosamente por los budas que íbamos visitando?? Ale, baja 10km hasta la gasolinera que has pasado (sin verla) hace un rato... Sin duda los más indignados fueron nuestros culos... La bajada guay, se hace muy rápido, pero la subida que tuvimos que hacer (por dos veces!!) hacia que la moto no superara los 20km/h!!! Paciencia y contar chistes... Además, cuando llegamos a los últimos 7km la temperatura comenzó a bajar... Nosotros (no voy a decir acostumbrados porque no es cierto) que vivimos constantemente en 30-35º de repente nos enfrentábamos a 15º en tirantes y moto... Que bonito Doi Inthanon... 😉 Realmente es bonito, pero llevaros alguna manga y algún cojincillo para el culete si decidís ir en moto!!!

Haciendo el tonto en Napamaytanidol Chedi
Haciendo el tonto en Napamaytanidol Chedi

Out of gas!!!
Out of gas!!!

Cascadas en Doi Inthanon
Cascadas en Doi Inthanon

A la vuelta nos fuimos al mercadillo nocturno de los domingos, donde nos pusimos las botas probando cosas como rollitos de primavera, salchichas típicas de aquí, pastelitos de pasta también con carne y banana roll de postre (mmmm...) Nos hizo muchísima gracia que en todas las esquinas del mercadillo había un montón de sofás para los que quisieran terminar el día con un masaje de piés. Algo exagerado! Pero era divertido ver las caritas de la gente amodorrados con el gustirrirín... jijiji...
Yummy!!!
Yummy!!!

Masajito nocturno en la calle
Masajito nocturno en la calle

Ya por último, y volviendo al tema de los masajes, os recomendamos a todos que probéis el masaje tailandés! Para nosotros era la primera vez, por ello nos sorprendió bastante que nos dieran como unos pijamas al llegar, pero es bastante diferente a lo que entendemos por masaje: hacen bastante hincapié en puntos concretos para destensar los músculos (al punto de dolor, las tías saben... grrrr) y a la vez lo acompañan con ejercicios de estiramiento liándose contigo en extrañas posturas para estirarte, caminando por tu espalda en el caso de Italo... Riquísimo!!

Desde ahí, hemos pasado por Sukothai y Ayutthaya para visitar ruinas de templos históricos (os lo contará Italo en el siguiente post) y mañana vamos caminito de la frenética Bangkok, a ver qué nos encontramos!!

Ah, las mil y una fotos de Chiang Mai aquí! :)

Publicado por anuska

Comentarios (1)
  1. Hola, que bonitas las fotos, a ver si aprenden el masaje tailandes, yo estoy necesitanto un masajito ahora mismo, necesito unas manitos en mi espaldita….Un besito a los dos, se les ve muy bien


Deja tu comentario

Aún no hay trackbacks.